• Celeridad: En el Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria prevalecen las acciones rápidas y adecuadas, dentro de los márgenes y lapsos que establece el ordenamiento jurídico vigente.
  • Eficacia: Las acciones emprendidas por los Servidores Públicos del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria deben orientarse al logro de las metas asignadas de forma racional y efectiva en el marco de los objetivos que deben alcanzarse.
  • Eficiencia: Los servidores públicos del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria tienen la capacidad de alcanzar los objetivos y metas propuestos con el mínimo de recursos disponibles y tiempo, logrando de esta manera la optimización de los procesos.
  • Modernidad: El Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria está orientado a la optimización y racionalización de los procesos, así como, al empleo de plataformas tecnológicas para satisfacer la demanda de los usuarios y resguardar la información histórica de la institución.
  • Oportunidad: El Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria se esfuerza por dar las respuestas y satisfacer los requerimientos de los usuarios de manera oportuna, eficaz y conforme a los lapsos que establece el ordenamiento jurídico vigente.
  • Rendición de Cuentas: Conscientes de la transparencia y pulcritud que debe imperar en el manejo de los recursos y su consecuente rendición de metas, bienes y servicios que se otorga a los ciudadanos, el Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria se maneja sobre la base de la oportuna, veraz y accesible rendición de cuentas y resultados a todas las instancias del poder público y el colectivo social.
  • Transparencia: Los actos administrativos y la gestión del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria se encuentran disponibles a luz de cualquier proceso de revisión y control, tanto interno como externo.
  • Equidad: El Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria se encuentra en una constante búsqueda de la igualdad y justicia social que asegure a todas las personas condiciones de vida y de trabajo digno e igualitario, sin hacer ningún tipo de diferencia o discriminación.
  • Honestidad: El Servidor Público asume desde su incorporación al Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria conductas congruentes con el marco ético-normativo del Ministerio del Poder Popular para la Salud, teniendo presente que en su función contralora y de fiscalización debe mantener en todo momento una conducta incólume e inquebrantable, procurando que el cumplimiento de su deber, prevalezca sobre todo modo de obstrucción interno o externo, apegándose a los principios moralmente aceptados y en estricta observancia de la normativa sanitaria vigente.
  • Respeto: En el Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria prevalece la confianza en la gente y una alta consideración por ella, evidenciando que en el talento humano reside la fuerza y vitalidad fundamental de la institución. Es por esto que continuamente se fomenta una comunicación abierta y fluida entre todos los niveles organizacionales, respetando en todo momento el derecho y la dignidad de los servidores públicos y la relación con los usuarios.
  • Responsabilidad: Disposición permanente de cumplir con los compromisos adquiridos sin desviarse del objetivo fundamental. Cumplimiento oportuno de la obligación contraída; fundamental para alcanzar los objetivos organizacionales. Todo Servidor Público está en la obligación de cumplir con las labores para los cuales ha sido incorporado a este Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria, bajo los parámetros de eficiencia y eficacia definida para las actividades que le sean asignadas y que contribuyan al logro de la misión institucional, asumiendo las consecuencias legales de las posibles desviaciones que en la que pudiera incurrir.
Go to top