Menú

SACS PORTUGUESA CIERRA FILAS CONTRA FARMACIAS QUE ACTÚAN DE FORMA IRREGULAR.

Portuguesa, diciembre de 2.017

Dando continuidad a las políticas de verificación y control que le atañen, el Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria arreció esta semana la fiscalización de farmacias y expendios de medicamentos en el estado Portuguesa.

Fue así como luego de una inspección in situ, se ordenó el cierre de un local ubicado en Guanare, capital de esta entidad, que incurría en diversas irregularidades, tipificadas en el marco legal que rige el funcionamiento de este tipo de establecimiento.

El Director del SACS en Portuguesa, José Carrillo, precisó que los funcionarios a su cargo actuaron en consecuencia a una denuncia formulada por un usuario. Una vez dentro del establecimiento, articularon también la visita con funcionarios de la Sundde, debido a que detectaron venta con sobreprecio.

Los inspectores del SACS están obligados a ser estrictos con las farmacias y expendios de medicamentos, porque son productos que tocan directamente la salud del consumidor. “Recordamos a nuestros administrados farmacéuticos que no venden ropa ni zapatos, sino sustancias que marcan la diferencia entre la vida y la muerte”, dijo el contralor.

Alertó Carrillo a la población, sobre la necesidad de formular denuncias que permitan garantizar el correcto funcionamiento de los expendios de medicinas y cosméticos. En Portuguesa actualmente están activas 147 farmacias, y en lo que va de año es la primera vez que un mismo establecimiento reúne tantas irregularidades.

En tal sentido, especificó que es objeto de denuncia: la ausencia de permiso sanitario, la venta de productos fuera de su empaque sellado, que tengan tachones o borraduras en sus fechas de elaboración y/vencimiento, o que sean de dudosa procedencia.

Ratificó además el compromiso del órgano sanitario de velar por la salud de la población, aun cuando en esta labor tengan que propiciar las correspondientes multas o cierres de los transgresores de la norma para quienes, aseguró, “no hay excusas”.

“No se les pueden perdonar las irregularidades, porque ya hace mucho tiempo que las providencias están publicadas y a disposición de nuestros administrados. La venta de medicamentos es una cadena y cada uno de los actores debe actuar debidamente, garantizando que el resto del conjunto actúe de igual forma”, terminó diciendo.

 

Go to top